Con la tecnología de Blogger.

Slider

Ad Home

LightBlog

Videos / Multimedia

Ultimas Noticias

ad

Tecnologia

Deportes

Games

» » A un año de la tragedia de Chapecoense ¿Quiénes tuvieron la culpa del accidente?

En menos de un mes el mundo sabrá cuáles fueron las fallas que llevaron a que un vuelo charter se estrellara en las montañas de Colombia con 77 futbolistas, directivos y periodistas a bordo. La Aeronáutica Civil revelará en diciembre el informe final de la investigación que dirigieron y en la que también participaron autoridades de Bolivia y Brasil.

Imagen: 90 Min


A un año de la tragedia no hay ninguna persona condenada por el accidente, aunque sí varios investigados, todos ellos de nacionalidad boliviana y vinculados a la aerolínea, a la autoridad aeronáutica boliviana (Dgac) o a la administración de aeropuertos de Bolivia, Aasana.

Los primeros en ser detenidos fueron el gerente de Lamia y el director de la Dgac -equivalente en Bolivia a la Aerocivil colombiana- quienes además resultaron ser padre e hijo.

El hijo (Gustavo Vargas Villegas) dirigía la entidad que le entregó permisos a la empresa del padre (Gustavo Vargas Gamboa), pero a un año de la tragedia la justicia boliviana no ha concluido si hubo favorecimiento ilícito.

El capitán Edgar Chávez Balcazar, supervisor del sistema de vigilancia de la seguridad operacional de la División General Aeronáutica de Bolivia (Dgac), explicó que ese conflicto de intereses no había sido declarado. Vargas Villegas fue relevado del cargo junto con otros directivos y mandos medios. Además a Lamia se le canceló el permiso de operación.

“Aunque han dicho que hubo favorecimiento, nosotros creemos que no fue así. Los permisos de explotación se resuelven en 180 días y el de ellos se demoró 300 días”, dijo Chávez Balcazar.

Padre e hijo fueron capturados una semana después del accidente y estuvieron encarcelados seis meses. Al padre le dieron el beneficio de prisión domiciliaria en julio de este año mientras se sometía a tratamientos y cirugías médicas. Y al hijo, también en julio, un juez le revocó la detención intramural. Ambos continúan vinculados a la investigación.

El otro proceso se centra en la Aasana (autoridad de aeropuertos de Bolivia) pues su funcionaria Celia Castedo aprobó el plan de vuelo de Lamia que no cumplía con requisitos básicos como la declaración del número de pasajeros y el peso del avión, y tampoco contemplaba aspectos técnicos como una escala para reabastecer combustible y la definición de un segundo aeropuerto alterno para aterrizar en caso de que Rionegro tuviera problemas.

Castedo, hoy asilada en Brasil, le dijo a la Procuraduría del municipio de Chapecó que su función era hacer observaciones sobre las fallas, pero que la decisión de dar el permiso de vuelo era de la Dgac. Además aseguró -en un informe al que tuvo acceso EL COLOMBIANO- que el piloto y los funcionarios de Lamia fueron informados de las fallas en el plan pero decidieron no hacer ajustes.

La investigación del Ministerio Público en Chapecó puso en evidencia que Lamia cobró por los dos vuelos -Medellín - Chapecó y viceversa- 130 mil dólares de los que recibió 65 mil como adelanto.

Ese valor es menos de la mitad de lo que cobraba la aerolínea comercial Gol que cotizó el trayecto en 312 mil dólares.

Con el pago que Chapecó hizo a Lamia -comprobado por la Procuraduría- se reveló además un nuevo dato: el dinero fue consignado a la empresa Kite AJR Corporation, en una cuenta en Hong Kong. La empresa pertenece a Loredana Albacete, hija del exsenador venezolano Ricardo Albacete que ayudó a la creación de Lamia en Venezuela.

En 2016, el hoy empresario le dijo al diario español El Confidencial que era dueño de una flota de aviones que Lamia había tomado en alquiler, y aseguró que el accidente se pudo producir por la caída de un rayo.

La investigación en Chapecó concluyó que hubo posible prevaricato por parte de los responsables de la autorización del vuelo en Bolivia, y compulsó copias para que los tribunales brasileños tomen medidas.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Leave a Reply